1.842: Gran Bretaña derrotada por Afgganistán

Así cobraron suma importancia los rasgos étnicos, culturales, la indumentaria o la religión, cuando servían para tal fin. Y también el idioma, un rasgo fácilmente detectable u ocultable, según interesase. El espíritu romántico, de interés por el pasado, lo extravagante y anecdótico, el exotismo, contribuyó a ello, especialmente en los estudios históricos, geográficos y geológicos, paisajísticos, de viajes, y sobre el lenguaje. Porthan consiguió restaurar el idioma sueco, casi desaparecido. Snellmann el finés. Dobrowsky y Jungmann el checo. Klein el rumano. En España también se seguiría la misma línea, reinventando el catalán a partir de los dialectos montañeses barceloneses. O el vascuence unificado, en vascuence euskal batua, impuesto forzadamente por la Real Academia de la Lengua Vasca, a partir de una selección lo más rebuscada y diferenciada posible, tanto del castellano como respecto del francés (aunque en cada vertiente dan menos importancia a las similitudes idiomáticas con la lengua oficial del otro lado de la frontera que a las del propio Estado) de vocabularios, gramática y sintaxis extraídos de 20 hablas dialectales distintas, todas ellas simultáneamente prohibidas, desechadas como “vascuence” oficial, llegando al complejísimo y artificioso idioma “oficial” actual, cuando las traducciones del ibero y del tartésico demuestran lo simplificado de dichos idiomas originales, como todos los idiomas primitivos. Por ejemplo, el inglés. Con tales alicientes hubo levantamientos en Eslovaquia, Bohemia y los países bálticos. La participación en el Gobierno de Austria de Kolowrat y el archiduque Luis no lograron hacer más popular su dominio sobre los territorios no austríacos. El conde Széchenyi y un grupo de magnates se opusieron al intrusismo administrativo de Austria en Hungría. El movimiento nacionalista se propagó por todo el pueblo produciendo una insurrección, dirigida por Kossuth, un aristócrata arruinado, contra la nobleza húngara: el nacionalismo tomaba conciencia de clase, más allá de las etnias o los idiomas. Los rumanos de Transilvania se sublevaron contra los alemanes y los húngaros. La derrota de Egipto, como no podía ser de otro modo, hizo que Francia diese marcha atrás en todas sus pretensiones. Por la Iª Convención de Londres, Gran Bretaña, Rusia, Prusia y Austria (cuya economía y ejército presentaban graves deficiencias) se alejó el peligro de guerra en Europa. Francia ni siquiera fue convocada, como en tiempos atrás.

Abd ül-Mechid Iº recuperó los territorios que había cedido a Mujammad Alí. Jasán Alí chaj, que había recibido el título honorífico de Agga Jan (“Señor Comandante”, sería la traducción más correcta para su cargo de entonces) imán de la Persia ismailí, pretendió la rebelión del Sur de Asia central. Finalmente fue derrotado por Mujammad chaj. En Afganistán estallaron multitud de insurrecciones. El presidente de la Cámara de Comercio de Manchester, Thomas Bazley, pidió al Parlamento londinense que la India se constituyese en la colonia agraria del capitalismo británico, de forma que ofreciese las materias primas y adquiriera los productos industriales ingleses. La más explícita formulación del colonialismo capitalista en su doble vertiente, exportadora e importadora. Sin embargo Gran Bretaña llegó mucho más lejos, vendiéndole (o revendiéndole, procedente de otros países) incluso alimentos, sobre todo arroz y trigo. Como primera acción de la guerra del opio, la Armada británica bombardeó los fuertes de la costa sudoriental china. Japón aprovechó la oportunidad para irrumpir como nueva potencia imperialista, la primera no occidental, reclamando sus propias zonas de influencia en China. Los colonos australianos llevaban 40 años protestando por la llegada masiva de presidiarios. Una comisión nombrada al efecto informó sus pésimas condiciones de vida. Como resultado de ello se dejaron de enviar presidiarios a Australia. A partir de entonces se enviaron a Tasmania. Puede que sus condiciones de vida no mejorasen, pero ahora tendrían menos testigos y quejosos. Gran Bretaña consiguió el pleno dominio sobre el archipiélago de Nueva Zelanda. La quiebra del Banco de Estados Unidos originó una grave depresión económica. A consecuencia de ello, Van Buren fue derrotado por William Henry Harrison, del Partido whig y con 68 años de edad. En Francia se había instalado una red de torres por las que se transmitieran señales con banderas, como en los barcos. Si el vigía de la torre siguiente no respondía que había captado las señales, se encendía una fogata, cuyo humo era muy visible en la distancia. Este sistema de torres con señales de humo ya se utilizaba en España para prevenir que había “moros en la costa”, desde hacía tres siglos.

Dichas torres no eran propiamente fortalezas, con muchos defensores, sino albarranas, cobijo de un pequeño destacamento de caballería, que debía galopar hasta donde se hubiese iniciado la señal. No había opción de ningún otro mensaje. Los indios sí habían desarrollado un método más complejo, con pequeñas nubes de humo de distinto tamaño y distanciamiento, formadas al tapar y destapar con una manta una fogata, y cuya sucesión transmitía distintos mensajes predefinidos. El sistema de las torres tenía un alto costo, ya que era necesario construir muchas, puesto que la visibilidad de un hombre con banderas de señales era escasa. Entonces se llevó a la práctica otro sistema en el que una especie de hombre gigante, esquematizado, era manipulado por palancas y poleas. Podía girarse a un lado u otro para responder a la torre emisora o transmitir el mensaje a la siguiente. Como la estructura era muy grande se podía ver a gran distancia, disminuyendo el número de torres y el coste total. Como servía para enviar mensajes, señales, visibles a larga distancia se le llamó telégrafo óptico, en un griego un poco forzado. A esto es a lo que se refiere la novela de Alejandro Dumas hijo, “El conde de Montecristo”, cuando, mediante el soborno a un telegrafista para que se “equivocara” sobre el resultado de la batalla de Sedán, logra la venganza sobre su enemigo, que se había convertido en un importante banquero, al convencerle de que realice peligrosas inversiones, con dicha información “privilegiada”, aunque falsa, arruinándolo. Pero en realidad tal hecho, o algo semejante, ya había ocurrido, cuando en Londres se realizaron jugadas especulativas en Bolsa al conocer, anticipadamente, a partir del telégrafo óptico francés y de barcos-correos rápidos, la victoria de Waterloo. En la primera guerra carlista ya fue utilizado por las tropas liberales, cristinas o isabelinas. De todas formas, mantener tal concentración de vigías, intérpretes y transmisores, proveerles de alojamientos y alimentos, para ellos y sus familias, en despoblados, era muy costoso. El ferrocarril utilizó un modelo reducido, que, mediante cables de acero, podía manipular las banderolas de material rígido a gran distancia. Para hacerlas más visibles de noche se las iluminaba con un farol.

Más tarde el farol se colocaría tras de las banderolas, a las que se dotó con cristales de color verde, que significaba que la vía estaba libre, amarillo, que indicaba que debía circular con precaución, a baja velocidad, y rojo, que ordenaba detener la locomotora, dando paso al tren que se acercaba por la intersección. Es decir, un semáforo o “color que cambia”. Este uso de cables para manipular las señales a distancia dio idea a la aplicación de la electricidad, para hacerlo desde mucho más lejos. Pero la electricidad se disipa con la distancia recorrida en forma de calor y radiación electromagnética, por lo que se necesitaban puestos de repetición o amplificación intermedios. Se estudiaron entonces sistemas que no precisaran tanta electricidad, mover motores eléctricos, para transmitir mensajes. Una propuesta fue un sistema con 28 cables, que terminaban en tubos de electrolito. Al conectar la electricidad se producía una burbuja de gas, que indicaba una letra. Al cortar la electricidad el vapor volvía a licuarse, preparándose para la siguiente emisión. Pero un sistema de 28 cables era excesivo, y la transmisión y lectura del mensaje debía ser muy lenta. El ejército de Estados Unidos convocó un concurso sobre un sistema de transmisión de mensajes en la oscuridad. El francés Louis Braille, ciego desde los 3 años, presentó un sistema de perforaciones, entre una y seis, en distinta posición y orden, que se podían distinguir por el tacto, sobre un papel, perfeccionando el método inventado por su profesor en el Instituto Nacional para Jóvenes Ciegos. Pero el ejército americano lo rechazó por ser en exceso complicado, aunque los ciegos lo utilizarían posteriormente con facilidad. El pintor y bohemio Samuel Finley Bresse Morse presentó un sistema mucho más simple, de sólo tres (y no dos, como se indica habitualmente, que es como funcionan los ordenadores electrónicos, el sistema binario de 0 y 1, nada, vacío, blanco, y algo, agún tipo de indicación, sin señalar o con señal) signos: espacio en blanco, el punto y la raya, o sea, sin señal, señal corta y señal larga. Este fue el que ganó el concurso. Permitía utilizar las cornetas o un simple farol para emitir largos mensajes. Los que estudiaban la telegrafía eléctrica comprendieron que era un sistema ideal, pues reducía los 28 cables a sólo uno, monopolar, ya que el espacio en blanco se identificaba sin ninguna conexión eléctrica, y la señal larga a mantener el contacto pulsado durante más tiempo.

De modo que sólo había que colocar un electroimán al otro extremo para que replicara el sonido, que podía interpretarse como un mensaje. Entintando los contactos del pulsador y haciendo pasar una cinta de papel a su través, se conseguía registrar el mensaje. Bastaba cortar la tira y pegarla sobre otro papel de soporte. Así quedaba constancia de que la transcripción había sido correcta, o podía revisarse. Más tarde se diseñaron máquinas que convertían directamente el código morse a tipos de imprenta o como los de las máquinas de escribir. El teletipo permitiría accionar directamente una máquina de escribir a distancia, sustituyendo los puntos y las rayas por letras del alfabeto convencional, espacios en blanco y signos ortográficos, en un formato semejante a un documento, directamente. En este año Estados Unidos contaba con 4.500 kmtrs. de ferrocarril. En América Central se habían establecido prósperas industrias de añil, cacao, cardamomo (planta originaria de la India, de la que hoy es primer productor mundial Guatemala, aromática, antiflatulencias, antidiarréica y estimulante del apetitio, que se puede utilizar para aromatizar el café, el tabaco o la goma de mascar) azúcar o café, originando grandes fortunas. De siempre el comercio fue importantísimo en las denominadas Costa Rica o Castilla del Oro. Estas poderosas minorías sociales, tras la experiencia de la libertad de comercio a finales del reinado de Carlos IIIº, buscaban mercados abiertos donde colocar a los mejores precios sus mercancías. Así que, cuando los enfrentamientos entre absolutistas y liberales españoles tomaron su máxima virulencia, se proclamaron independientes, unificados como una sola nación (excepto el actual Panamá, que formaba parte de Colombia) que denominaron Guatemala (en najuatl “lugar de muchos árboles) incluso antes de que lo consiguiera Méjico, aprovechando que las acciones armadas se centraban en dicha zona, ya que allí había comenzado antes su insurrección y era mucho más rica, en minerales y agricultura. Aunque el Acta de Independencia (unilateral) establecía la constitución de un Congreso para decidir sobre su concreción y futuro, Gabino Gainza, presidente de la Junta Provisional Consultiva, al año siguiente, cuando Méjico consiguió su independencia, la anexionó a éste. Pero, un año después, a la caída de Agustín Iº, volvió a independizarse. Finalmente el Sur se escindió, formando El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

El pacto turnista entre conservadores y liberales en Ecuador, al dejar inalterada la estructura de propiedad en la sierra, se demostró coyuntural, poco sólido, llegando a su agotamiento. Los levantamientos en Brasil terminaron en una autética guerra civil, que se prolongaría durante diez años. Durante ella el estamento militar alcanzaría gran preeminencia, lo que incidiría en la constitución de la república, 50 años más tarde. Murió José Gaspar (Rodríguez, que le parecería más vulgar y ocultaba siempre) de Francia y Velasco, también conocido como Doctor (en Teología) Francia, dictador perpetuo de Paraguay. Conociendo las apetencias de Argentina y Brasil respecto de su país, decidió no estmularlas, prohibiendo el comercio, la navegación por sus ríos e incluso limitando al máximo el tránsito de personas con el exterior. Organizó el ejército. Introdujo métodos modernos en la agricultura y la ganadería. Confiscó la mayor parte de las grandes propiedades que producían alimentos, que distribuyó gratuitamente a la población. Abolió la Inquisición, los diezmos eclesiásticos y los privilegios aristocráticos, y cerró la Facultad de Teología. Tras él Paraguay se sumió en la anarquía. En 1.841, una segunda Convención de Londres, a la que sí se invitó a Francia, aprobó un Tratado de los Estrechos, por el que se cerraban el Bósforo y Los Dardanelos a los barcos de guerra que no fuesen turcos. La gran perdedora era Rusia, que se veía impulsada a la guerra para reabrir su paso. Hubo un levantamiento en Calabria, en Italia. Durante 5 años, beneficiándose, entre otras cosas, de la rebelión ismailí, Gran Bretaña obtuvo continuos beneficios de Mujammad chaj, hasta el punto de conseguir los privilegios que había disfrutado Rusia. Lin Tse-jsu fue obligado a dimitir. Sin embargo Gran Bretaña no se satisfacía con ello: exigió un ventajoso Tratado de Paz, con el que colmar sus largo tiempo ansiadas ambiciones comerciales. Como las negociaciones para conseguirlo no se desarrollaban a su gusto, una Flota de 8 buques británicos penetró por el Yang-Tse, llegando hasta Nankin. Atónitos ante tal osadía, y a la vista de la vulnerabilidad evidenciada, China asumió su inferioridad militar y capituló. Gran Bretaña se quedaría con Jong-kong. Murió Minj-Mang. Le sucedió Ttie-Tri como emperador de Vietnam. Hostil a los europeos, les redujo su libertad de movimiento. Abandonó Cambodia, con lo que terminó la prolongada guerrilla en ella.

Borneo quedaba fuera de la zona de interés británica. Sin embargo, el británico James Brook ofreció sus servicios al sultán de Brunei. Al poco tiempo se había hecho imprescindible en su Corte. En premio a su gestión recibió la región de Sarauak, por lo que se le conoció como su “sultán blanco”. Aprovechándose de ello, el imperio británico lo integraría en sus redes comerciales, para lo cual compró la isla de Labuan, que convertiría en embarcadero de carbón, clave para las rutas navales desde la India hacia China y Extremo Oriente. En Japón se respiraba un clima de insatisfacción generalizada. No dieron resultado las medidas económicas de tipo Iochimune, tratando de rebajar los precios para aliviar a samurai y campesinos, afectados por la inflación. Porque la rebaja de precios volvía a recaer sobre los campesinos, mientras que los comerciantes lograban manipularla en su beneficio. Cuando las reformas se mantuvieron en la línea tradicional de leyes contra el lujo, roturación de nuevas tierras, ampliación de los territorios feudales, depreciación monetaria y empréstitos forzosos, como las que impulsó Mizuno Tadakuni, no dieron resultado. El discurso de investidura de William Henry Harrison como Presidente de Estados Unidos duró dos horas. Lo hizo sin abrigo, por lo que cogió una pulmonía que acabó con su vida en un mes. Lo sustituyó su Vicepresidente, John Tyler, que no sólo no pertenecía a ningún partido político, sino que era execrado tanto por demócratas como por whigs. Gamarra lanzó a Perú a la guerra contra Bolivia, lo que originó la caída del Gobierno de Santa Cruz y el suyo propio. Ramón Castilla consiguió el Gobierno de Perú, y el General Belzú el de Bolivia. Aprovechándose de la demanda internacional de guano (detritus del guanaaní, ave que se alimenta de anchoas) descubierto como inmejorable abono, y de la quina, que se evidenció como eficaz remedio contra la malaria, la debilidad y la desnutrición, en cada uno de sus respectivos países, lograron conciliar los intereses de las distintas facciones de propietarios, y una prolongada estabilidad. En Paraguay se reinstauró un segundo consulado, también formado por un militar, el Comandante General del ejército, y un civil, Carlos Antonio López, sobrino del Dr. Francia, que acabó imponiendo un régimen presidencialista, si bien abierto al comercio internacional.

En las elecciones francesas de 1.842, aunque Guizot consiguió mayoría de votos, Alexandre Auguste Ledru-Rollin al frente de los republicanos radicales obtuvo una gran representación. Los boers fundaron Durban en su República Independiente de Natal. Los que habían emigrado hacia el Norte se asentaron entre el Vaal y el curso superior del río que denominaron Orange, en honor a la familia que había gobernado su país de origen durante varios siglos. A este territorio lo consideraron Estado Libre de Orange. Después de tres años de guerra Gran Bretaña se retiró de Afgganistán, cuya fuerte resistencia había impedido sus pretensiones. El chaj Choya fue asesinado. Dost Mujammad recuperó su poder y se dedicó a reunificar su país. De los 16.000 soldados británicos que lo invadieron sólo uno regresó ileso. Rusia había guardado absoluta neutralidad, evitando una guerra directa. Mientras tanto Auckland se adueñó del Sind. En su diario anotó que no había ninguna justificación para ello, que se trataba de una bribonada ventajosa, útil y humana ¿Tan humana como traficar con droga? Auckland debió dimitir, siendo sustitudo por Lord Ellenborough, quien consiguió pequeñas victorias con las que se recuperó el orgullo británico, ciertamente invulnerable, pero no los territorios perdidos. La Guerra del Opio terminó con el Tratado de Nankín, por el que China debió entregar Jong-kong (“El puerto fragante”) a los británicos “a perpetuidad”, y abrirles al comercio otros cinco, entre ellos Cantón y Chanjai, con tarifas aduaneras realmente bajas. En cada uno de ellos se establecería un consulado, con iguales prerrogativas que las autoridades chinas. Además éstas debieron pagar una indemnización de guerra de 21 millones de dólares en tres años, de los que 3 correspondían a los negocios ilegales de los comerciantes chinos, intermediarios obligatorios a través del co-jong, “profesión pública”, monopolio comercial de Guangchou, Cantón para los portugueses, con occidente, prohibido a partir de entonces. Mientras tanto ocuparían varias islas costeras. Sin embargo el Tratado no hacía ninguna referencia al opio, motivo de la guerra, por lo que mantenía tal motivo de fricción. Francia se adueñó de las islas Marquesas y Tahití. La guerra civil acabó en Nueva Granada con la derrota, en principio, de la Iglesia Católica. Pero las tensiones no acabaron con ello y, bajo la presidencia de José Hilario López, se expulsó a los jesuitas y se suprimió el fuero eclesiástico.

Otón Iº gobernaba prescindiendo del Parlamento, por lo que, en 1.843, una sublevación militar impuso una nueva Constitución para Grecia, con régimen representativo. Los elementos moderados (hoy les llamaríamos conservadores, aunque entonces se reservaba tal designación a los que pretendían el absolutismo y los privilegios aristocráticos) proclives a la anterior regente, la reina María Cristina, no pararon de conspirar. Los intentos de Espartero de restituir la Constitución de Cadíz hicieron que el General Narváez, “El espadón de Loja”, donde era un gran terrateniente, le derrocase, declarando mayor de edad a Isabel IIª, que tenía 13 años. La política exterior española estuvo condicionada por Gran Bretaña y Francia, que la consideraban base de partida para su hegemonía mediterránea. A pesar de que por la alianza de ambas potencias se consideraban una entente cordiale, la confluencia competitiva de sus inereses no podía sino terminar en rivalidad, en distanciamiento. El rey de Prusia creyó que las provincias aún eran un núcleo de poder excesivamente peligroso, por lo que pasó a apoyarse en los municipios. Para Gran Bretaña, sin tener en cuenta que se había apropiado de la colonia holandesa de El Cabo sin más derecho que impedir la dominación napoleónica, como había ocurrido en su metrópoli, en Holanda, los boers eran ciudadanos británicos, y sujetos a sus leyes, en cualquier lugar en el que se asentaran. Más aún si lo habían hecho sobre un territorio “salvaje”, que no era propiedad de ningún Estado “civilizado”. Es decir, que contara con un ejército poderoso. Este es el concepto europeo de “civilización”. Así que, como estaba segura de poder hacerlo con impunidad, se anexionó la República Independiente de Natal. Gran Bretaña aún consideró que no había obtenido todo el provecho apetecible de la Guerra del Opio, por lo que forzó a China a un Tratado adicional al de Nankín, en el que se incluía una cláusula de nación más favorecida para el comercio bilateral. En Estados Unidos, William Millar interpretó que, según la Biblia, ese año se produciría el juicio final. A pesar del fracaso de sus predicciones consiguió hacer prosélitos, que se dividirían en adventistas del séptimo día y testigos de Yejová. Tejas planteó oficialmente su incorporación a Estados Unidos. Aunque la propuesta fue rechazada a instancias de los abolicionistas, los mejicanos comprendieron que lo habían perdido para siempre y culparon a López de Santa Anna por ello.

Este pretextó la muerte de su esposa para retirarse, nuevamente, de la Presidencia, hasta que la gente se olvidara de ello. Pero 40 días más tarde se casó de nuevo, por lo que el pueblo enfureció, de modo que debió marchar al exilio, lo que parecía el destino de todos los libertadores (aunque acabaron todos como dictadores) e independentistas. En las elecciones francesas de 1.844, aunque Guizot volvió a consiguir mayoría de votos, Alexandre Auguste Ledru-Rollin, al frente de los republicanos radicales, aumentó su representación. Luis Bonaparte, miembro de una sociedad carbonaria, organizó una conjura a favor de los derechos dinásticos de su familia, por lo que fue encarcelado. Era, presuntamente, hijo de Luis Iº de Holanda, y de Hortensia Beauharnais, tan puta como su madre, la emperatriz Josefina: un matrimonio sin amor hurdido por ésta, ya que no podía dar un heredero a Napoleón, con la esperanza de que su hija continuase la dinastía. De modo que el propio efímero rey dudaba de su paternidad sobre Luis (Napoleón) Bonaparte. Ese año hubo insurrecciones en Sicilia y, nuevamente, en Calabria. Oscar Iº sucedió a Carlos XIVº Juan (el Mariscal francés Bernadotte) como rey de Suecia y Noruega. Francia completó su conquista de Gabón, sin un plan colonial, imperial, preestablecido, sino, simplemente, aprovechándose de las oportunidades que se le presentaban, lo cual supondría una problemática rentabilización, coordinación, administración y defensa de sus dominios. Saib Alí Mujammad (“El Alabador”) Mirsa se proclamó Bab (“La Puerta” del conocimiento) y propagó una nueva religión que mezclaba mahometanismo, buddismo, krichna y zoroastrismo. Se oponía a la poligamia, cuaquier forma de esclavitud, la intolerancia religiosa y la politización de la religión. El babismo pedía la liberalización del comercio, la mejora económica y de la situación de mujeres y niños, igualdad entre los sexos, justicia social, disminución de las penas, justicia social y respeto (inviolabilidad) a la propiedad privada. Rápidamente consiguó gran número de adeptos, y contra ellos se obstinaron los gobernantes de Persia. Estados Unidos y Francia exigieron, y consiguieron, de China, Tratados comerciales semejantes al firmado con Gran Bretaña, con igual cláusula de nación más favorecida. El fracaso de las reformas de Mizuno Tadakuni, presidente de los consejeros ancianos del chogún Ieyochi, supuso el fin de la era Tempo.

A partir de entonces comenzaron a experimentarse medidas más radicales, innovadoras, como obligar a los campesinos huidos a regresar a sus faenas, la abolición de los monopolios y organizaciones comerciales que actuaban bajo licencia en vigor, la reducción en un 20% de precios, salarios y arrendamientos, que supusieron, directamente, el caos y la indignación generalizada. Sobre todo porque, ante tal situación, rápidamente se revocaron, lo que aumentó el descrédito del chogunado y la sensación de que nada podía hacerse. Los holandeses, a través de Nagasaki, hicieron llegar al chogun una carta de Guillermo IIº, en la que indicaba la necesidad de abrir Japón al comercio internacional, relacionándola con la Guerra del Opio. En su campaña electoral, James Knox Polk, propugnaba “54-40 (los paralelos límites Sur de la ocupación rusa en Alaska y del territorio que se deseaba anexionar atribuyéndolo a Tejas) o guerra”, refiriéndose a que había que expulsar a los británicos del Territorio de Oregón (dominio compartido por ambos Estados) así como la anexión de Tejas, e incluso de la Alta California (del latín fornia cali, “hornos de cal”, cambiado de orden para que no se confundiese con fornicar, puesto que las Misiones en dicha costa fueron financiadas por el gremio de caleros de Cartagena, que aún tiene una Hermandad con dicho nombre que procesiona en Semana Santa) y Nuevo Méjico, que aún eran mejicanos. Como ganó las elecciones resultó evidente que era deseo popular. En base a ello, John Tyler, virginiano esclavista, ya que no tenía nada que perder, no pertenecía a ningún Partido ni, por tanto, estaba obligado por sus planteamientos, antes de que expirase su mandato, pasó a votación en el Senado la anexión de Tejas. Para ello se precisaba una mayoría de tres quintos. Los Estados abolicionistas o libres se negaron a tal desequilibrio a favor de los esclavistas, por lo que perdió la votación. Así que se le ocurrió un truco: la aprobación conjunta del Senado y del Congreso, en sesión única, y sólo por mayoría simple, añadiendo que dicho Estado conservaría los territorios de su propiedad , de una extensión inmensa, es decir, que no pasarían a ser federales, y que se permitiría la dividisión de dicho Estado en hasta cinco, siempre que contaran con un número de habitantes “suficiente”, lo que podría servir para compensar cualquier futura incorporación de nuevos territorios libres o abolicionistas, pero que nadie se ha atrevido a intentar nunca.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s